Suplementación Deportiva

¿Qué es la suplementación deportiva?

La suplementación deportiva se conoce por ser un producto que se incluye en la alimentación de un/a deportista con el objetivo de obtener mejoras en el rendimiento. Este concentrado se compone de sustancias como: hidratos, minerales, proteínas, vitaminas, etc. Además, el consumo de esta clase de sustancias debe ser como complemento alimenticio, sin dejar de lado una alimentación saludable y completa que cubra las necesidades diarias.

Entonces, ¿cuándo hay que tomar suplementos deportivos? En general, esto va a depender de cada persona, su rutina y alimentación. Si mantienes una dieta equilibrada y no te dedicas al deporte de alta competición, no deberías necesitar estos complementos. Eso sí, no olvides hacer algo de deporte y apostar por una alimentación saludable y equilibrada, con frutas, verduras, proteínas y carbohidratos. En cambio, estos suplementos pueden venir bien en casos determinados, aunque siempre deben ser recetados por especialistas. Por ejemplo, en casos concretos de deportistas de alta intensidad, duración y resistencia, ya que su exigencia física es tan alta que pueden no tener todas esas necesidades cubiertas.

¿Qué tipos de suplementos deportivos hay?

Existen gran variedad de suplementos deportivos en el mercado con objetivos diferentes. De todas formas, hay tanta competencia que muchos de los productos que se venden no tienen la efectividad que garantizan. Por eso, hoy vamos a conocer los suplementos más conocidos y su función.

Creatina

Este suplemento es un derivado de aminoácidos que tiene la capacidad de sintetizarse de forma natural en los riñones, páncreas, hígado, etc. En condiciones normales, la creatina se obtiene de los alimentos: carne roja, espinacas, atún, entre otros. Sin embargo, existen suplementos en el mercado que son de los más estudiados y sí que se ha demostrado su eficacia a la hora de incrementar la masa muscular. A pesar de los numerosos estudios que se han realizado sobre este suplemento, a día de hoy no se han encontrado efectos adversos.

Proteína en polvo

A parte de ser uno de los suplementos más conocidos, también es de los más consumidos. Se trata de un formato cómodo para mezclar con alimentos y no necesita conservarse a temperaturas bajas. Habitualmente, la forma de tomarlo es un gramo de proteína por kilo de peso corporal, aunque hay personas que deberán recurrir a 1,5 gramos por kilo o más. Aun así, como ya hemos mencionado antes, son los especialistas los que deben decirte cómo tomar los suplementos proteicos.

Podemos encontrar muchísimas ofertas de este suplemento y diversos sabores. Además, hay dos tipos de proteína en polvo. En primer lugar encontramos la proteína caseína que es bastante lenta de asimilar, por lo que es mejor tomar por las noches. Por otro lado está la proteína whey, que a su vez se divide en proteína aislada y concentrada.

Suplementos pre-entrenos

Tal y como indica su nombre, es un producto que se consume antes de llevar a cabo la actividad física y que tiene la finalidad de mejorar el rendimiento del deportista. Esto es posible gracias a sus componentes, ya que ayudan a fomentar la energía, fortalecer los músculos y mejorar la circulación sanguínea.

Suplementos de aminoácidos (BCAA)

Tal vez lo conozcas, pues es uno de los más populares entre los deportistas de alto rendimiento y de fuerza. Su composición ayuda a incrementar la masa muscular y la resistencia. Además, evita que el organismo recurra a las reservas de proteína, ya que los aminoácidos tienen una rápida absorción y llegan a la sangre, permitiendo al cuerpo que los use directamente. Este tipo de suplementación deportiva no puede tomarse de manera aislada, sino que debe ser parte de una alimentación regular y controlada.

Suplementos quemadores de grasas

Su finalidad es la estimulación, normalmente recurriendo a la cafeína en altas dosis. Este suplemento ayuda a quemar las grasas de la cintura, los brazos y el abdomen. También, hace que el metabolismo se acelere y queme muchas más calorías a lo largo del día. Se ha demostrado que la cafeína ayuda a tener más resistencia, aunque puede ser contraproducente y generar fatiga si se toma en altas dosis.

Deja una respuesta